Habana

wp-1414312228515

Habana

Nostalgia.
Buick del cincuenta
recorriendo las sucias calles agrietadas.
Profundo olor a queroseno,
que cala como una lluvia estival
suave y pesada.
Luz tropical,
muy distinta a la de nuestras costumbres
derramándose como un líquido transparente,
tibio y pesado.
Miradas de sosiego,
tranquilidad,
o resignación
en unos rostros curtidos por la vida
a la cual no parecen pedirle nada,
quizá porque no lo necesitan,
quizá porque olvidaron hace tiempo
cómo poder soñarla.

Las olas rompen, ruidosas, sobre el malecón,
como enviando la ira silenciosa del poderoso vecino,
para el cual cientos de estratégicos mensajes dejan claro
que la lucha seguirá sin dar un solo respiro.

Leprosos edificios de rancio abolengo,
hablan de la bonanza de un tiempo extinguido,
borrado casi de la memoria de los que viven
y luchan por encontrar la mejor forma,
de seguir habitando los restos de un espejismo.

Ideas nobles, casi imprescindibles,
que libraron batallas necesarias en el pasado,
son violadas desde hace tiempo por sus raptores
y se pudren lentamente en las ruinas de sus palacios,
agotando la energía de unos ideales,
que nunca debieron ser olvidados.

Keral

Anuncios

2 pensamientos en “Habana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s